Aniversario

El Cortijo del Agua se fundó en 1942 . Este año cumplimos el 7 4 A n i v e r s a r i o
Descubre la historia de los Carteles de Fiestas de Primavera




  Eran las cuatro de la tarde, el sol hizo un guiño a Sevilla para que vistiera de primavera por unas horas al barrio de la Calzá, y acompañar a Pascual González el día que su ciudad le quiso agradecer en forma de calle, un poquito de lo que Pascual le ha entregado a su Sevilla.

    Gracias a la iniciativa de la asociación ("Niños de la Calzá"), se hizo justicia, y la Calzada en su gran fiesta acompañó a su hijo mas ilustre. No faltó la gente de su barrio, sus amigos, familiares, y un ramillete de artistas, autores y compositores del género de las sevillanas que sería casi imposible nombrar sin dejar alguno fuera. Todo el mundo quiso estar acompañando a Pascual, y como comentó el alcalde "Yo no he visto nunca más gente para rotular una calle que esta".

    Su hija Rocío fue la voz de sus palabras en una emotiva semblanza de su barrio de la Calzada, donde nos condujo por aquellas calles de su infancia, y agradeció a todos aquellos que le han acompañado durante su vida y que han hecho posible que finalmente se hiciera justicia a la figura de Pascual González.

    Almorada puso el alma interpretando "El puente te está esperando", acompañado a la guitarra por un emocionado Pascual González, y coreado por el medio millar de personas que allí se encontraban.

    En su discurso el alcalde afirmó que "Cantores de Híspalis y Pascual González significan algo muy importante en la historia de esta ciudad, y estoy convencido de que pronto el Ayuntamiento tendrá un reconocimiento". Será este un guiño del Alcalde para la futura entrega de la Medalla de la ciudad... Merecida lo es, pero esto lo veremos en una próxima crónica.

Crónica y fotografías:














    Difícil explicar lo que vivimos la tarde del martes, no santo, pero si celestial. Momentos que nunca olvidaremos y llevaremos grabados a fuego en nuestras retinas. Mas que merecida calle para Pascual González, grande entre los grandes, querido y admirado por todos los que pudimos disfrutar de ese momento tan emocinante, sintiendo el calor de su familia, amigos, compañeros, seguidores, medios de comunicacion.

    Emotivas palabras de Pascual en voz de su hija Rocío que nos llegaron al alma. Bonitas palabras también de nuestro amigo Rafael Castañeda, de nuestro Alcalde, de Los del Río y de todos los asistentes que entre sus charlas coincidíamos en que ya por fin era de justicia y se lo merecía.

    No podía faltar, su Hermandad de San Benito, que le hizo entrega de un precioso detalle. Esperemos que ojalá muchos mas reconocimientos estén por llegar.

    Para culminar este histórico acto, nos unió el majestuoso broche final de Almorada, cantando las sevillanas insignes del barrio de la Calzá, donde todos cantamos al unísono acompañándolos. Solo puedo decir que fue impresionante lo que vivimos... A las cuatro de la tarde.

    Me siento orgullosa y feliz de que Pascual, a quien tengo la suerte de conocer desde "chiquitita", y al que queremos tanto en mi familia, haya vivido sin duda, uno de los días mas bonitos de su vida.

    Sevilla te quiere... ¡¡¡ GRACIAS PASCUAL!!!











Crónica:






















Pascual González y Almorada interpretan "El puente te está esperando"




    No es sólo una calle rotulada, son décadas de creatividad e innovación.

    No es sólo una calle con nombre propio, son letras fundidas en el crisol de la vida y kilómetros a las espaladas.

    No es sólo una calle en el barrio de la Calzá, sino cimentadas sobre los sentimientos remotos de su niñez más personal.

    Es un orgullo haber vivido un día como éste, delante de un hombre que ha visto con sus propios ojos inmortalizado los frutos de su vida, en una calle y una placa cerámica que valen su peso en oro.

    Sentirse sabedor de que se está asistiendo a algo histórico, te pone en la sintonía correcta, nada idealizada y perfectamente alineada con la realidad. Escribo porque puedo hacerlo en primera persona, primaramente porque estuve allí presente. No quise colocarme tan próximo a la fuente misma de emociones, aunque finalizado el acto la busqué. No me hace falta cerrar los ojos para revivir lo acontecido, lo tengo tan presente que permanece a flor de piel, delante de mis abnegados ojos.

    El pasado martes entendí cuál era el rostro de la emoción, cuál es la extraordinaria sensación de estar viviendo algo importante acompañado de amigos, donde cada uno buscó la horma de sus zapatos, pero con una rápida mirada todos nos entendíamos.

    El aplauso se sintió cómodo entre las manos y brotó de manera sincera en el nacimiento de una calle, una nueva calle con sabor a la bohemia de un genio viviente de que deseamos una pronta recuperación de su enigmática voz. Si, y digo bien, porque la voz de Pascual guarda el misterio del equilibrio, de la armonía, del talento, del amor y la entrega, y donde el triunfo pasa por el tamiz de los sentidos estéticos y los coloca como sólo él sabe hacerlo en el pentagrama de su corazón, para luego dárnoslo a todos.

    A todos los presentes y también a todos aquellos que por múltiples razones no pudieron asistir. Pascual González tiene una merecida calle con su nombre en el barrio de la Calzá de sus amores, ¡casi ná!... Allí donde todo lo es sin serlo y donde todo quedó siéndolo.

 Crónica:
















 Y tras el acto institucional, Pascual bajó del escenario y se entregó al barrio, a todos los que allí nos unimos para ser partícipes de este sueño. Se fué abriendo paso entre la multitud sin prisas, parando el tiempo, dibujando una gran sonrisa en su rostro mientras que abría los brazos y el alma, recibiendo el cariño de su pueblo, de su gente de la Calzá, de sus compañeros de profesión y de todo aquel que quiso acercarse a saludarlo.

    La humanidad que lo caracteriza hizo que abandonase su calle en último lugar, contemplando por unos instantes el rótulo que desde el pasado martes será testigo del paso del tiempo recordándole eternamente en su vieja Híspalis, en silencio, sin estridencias y con paso firme mientras yo observaba su silueta, inconfundible gallardía de siglos pasados.

    ¡¡¡ GRACIAS MAESTRO!!!

Crónica:

























BAUTIZO EN LA CALZÁ

Bendita la hora 
En la que  la autoridad  municipal 
Decidió que un rinconcito en su barrio, 
que no es sitio cualquiera,
Llevase el nombre de Pascual,
Pascual Gonzalez Moreno 
insigne cantor poeta.

La calzada de amor vibró 
Cómo en los clarinetes la lengüeta 
A los sones de Amarguras 
Vibró como la piel del tambor
que golpea la baqueta.

Bendita herencia nos deja
Y nos seguirá dejándo
 el carioco, el bigote loco
Llámalo como quieras,
El legado, ahí queda
En marchas, sevillanas,saetas
En pregones añorados
Hasta en óperas secretas.

En artículos, en libros
Retazos de un alma inquieta 
Con un denominador común
El amor a su Santa tierra
Qué al llegar la primavera 
Se viste de costalera 
De promesa y pasión
Eterno nazareno que camina
Por los caminos de Dios.

Orgullosa plebe sevillana
agradecida por estas migajas
Que saben a miel sobre hojuelas 
Da igual que sea una calle
Pasadizo  o callejuela
Lo importante es la esencia
Es el nombre que esta lleva.

Martes, cuatro de la tarde
un trozo de la Calzá
Vivió la alegría 
de un bautizo arrabalero
¡ Vaya un bautizo con arte...!
Con nostalgia chiquillera
Con olores a puchero
A mantillo y maceta
Arrayan, clavel y nardos
A mantones y peinetas.

Y el ha estado presente
¡¡ eso es lo más grande. ..!!
Rodeado de su gente
Con lágrimas en los ojos
Suspiraba emocionado 
¡ Que bonito es recibir
El amor que antes tu has dado !



5ª Crónica en verso:









Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...